DietasInfo.com

← Dieta paleolítica – Menúes 1 La dieta paleolítica en 12 pasos →
Jorge Grippo

Dieta paleolítica – Cómo empezar

Lo más conveniente es que el cambio hacia la dieta paleolítica se haga de forma gradual: ir eliminando de a poco los alimentos no paleolíticos y acostumbrándose a hacer “comidas paleolíticas”. Por ejemplo, se pueden eliminar los lácteos una semana, los cereales a la siguiente, etc. El cambio también se puede hacer por comidas, es decir: una semana, ya tomamos cenas paleolíticas; a la siguiente, agregamos el almuerzo; a la tercera, los desayunos.

Los alimentos no paleolíticos son ricos en carbohidratos refinados, grasas y sal; por ende, resultan muy adictivos. Así que también es posible plantearse el cambio de dieta de un día para otro, pero intentando no disminuir la cantidad de calorías ingeridas. Es decir, no “pasar hambre”.

Lo ideal es hacer tres comidas principales (desayuno, almuerzo y cena) con proteínas (carne, pescado, huevos); luego, puede haber colaciones con frutas y/o frutos secos. El intervalo entre las comidas debe ser de unas 3 horas (entre 2 y medio y 4 como máximo).

El desayuno paleolítico es de lo más difícil, porque debe incorporar carne, pescado o huevos (lo acostumbrado es desayunar con pocas proteínas y muchos carbohidratos: una taza de leche con cereales, o un café con leche y un par de tostadas con mermelada). Para hacerlo más sencillo, se pueden emplear carnes y pescados blancos, como pechuga de pollo y merluza, que tienen un sabor más suave y son fáciles de hacer a la plancha. Otra opción son los huevos: cocidos, revueltos, en tortilla, escalfados, etc.

Para el almuerzo, hacer una gran ensalada (lechuga, canónigos, tomate, zanahoria, remolacha, endivia, aguacate, cebolleta, brócoli, col), aderezada sólo con aceite de oliva (virgen) y zumo de limón. Como plato principal, carne o pescado, acompañados con verduras cocidas. De postre, fruta.

En la cena, carne o pescado con verduras o una ensalada. También fruta de postre.

La cantidad de proteína a ingerir debe ser de 1 a 1,5 gramos por kilo de peso corporal. Las carnes y los pescados tienen unos 20 gramos de proteína por cada 100 gramos. Un huevo entero grande tiene unos 7 gramos.

La carne y el pescado se pueden cambiar por tortillas elaboradas con un huevo entero y dos claras más. Una tortilla así, hecha con huevos grandes, tiene 15 gramos de proteínas; por eso, para sustituir una ración de 150 gramos de carne o pescado, se necesitan dos tortillas.

 

Compártelo

Te puede interesar también
Gordo, enfermo y casi muerto, la dieta de Joe Cross
La dieta cetogénica
Cómo es la dieta genética, segunda parte

Coméntalo en tu Facebook

← Dieta paleolítica – Menúes 1 La dieta paleolítica en 12 pasos →