DietasInfo.com

← Cómo es la dieta de los abdominales Cómo es la dieta neurobiológica →
Jorge Grippo

Cómo es la dieta de los abdominales, parte 2

Viene de: La dieta de los abdominales

5. Cereales integrales. Tienen las vitaminas necesarias para el mejor funcionamiento del metabolismo. Son muy ricos en fibra. Hay que cocinar con arroz, harina, trigo y pastas integrales, y probar cebada, centeno, quinoa, amaranto, trigo sarraceno, alforfón, de muchas propiedades digestivas e hidratos de carbono complejos.

6. Cítricos. Naranjas, limones, mandarinas, pomelos son grandes fuentes de vitamina C, que ayuda a equilibrar el colesterol y combatir infecciones. La naranja amarga contiene sinefrina, que aumenta el metabolismo basal y ayuda a “quemar” grasas. Es bueno empezar el día tomando zumo de limón en ayunas, para activar el metabolismo.

7. Frutas del bosque. Frambuesas, moras, fresas salvajes, arándanos contienen flavonoides antioxidantes como las antiacidinas, y vitaminas C y E, junto con minerales diuréticos como el potasio. Retrasan el envejecimiento, regulan el colesterol, son antivíricas.

8. Frutos secos. Son ricos en grasas, pero de la variedad más sana posible, como los ácidos grasos monoinsaturados y los omega 3 y 6. Nueces, avellanas, almendras, pistachos contienen fibra, favorecen la pérdida de grasa corporal y son cardiosaludables. Es mejor comerlos con cáscara, para preservar las vitaminas y los minerales.

9. Huevos. Aunque la yema contenga colesterol, no aumenta significativamente sus niveles en el organismo. Uno por día aporta proteínas de alto valor biológico, la más eficaz para tonificar y desarrollar músculos. Además contiene vitaminas A y B12, que ayuda a metabolizar la grasa.

10. Lácteos. Disminuyen los riesgos de sufrir enfermedades cardiovasculares. No pasarse de un vaso diario de leche entera, alternando con yogures y otros derivados lácteos como queso (fresco), requesón o cuajada. Aportan calcio, fósforo, vitaminas A y D, y ácido linoleico conjugado (CLA), que se considera adelgazante.

11. Legumbres. Proteína vegetal sin grasas, alto contenido en fibra, hierro y carbohidratos. Ayudan a combatir la obesidad y disminuyen el nivel de colesterol malo. Combinadas con cereales, podrían sustituir la carne.

12. Pescado azul. Atún, emperador, salmón, caballas, sardinas, arenques son ricos en proteínas para formar los abdominales, pero también en grasas poliinsaturadas, los famosos ácidos omega 3, que ayudan a quemar la grasa que se acumula en los peores sitios y mantener las articulaciones.

13. Soja. Puede ingerirse la legumbre o bien sus derivados (leche, tofu, hamburguesas), como para sustituir carnes, quesos y leche. Contiene ácidos grasos omega 3 y omega 6, isoflavonas y muchas proteínas. Facilita controlar el porcentaje de grasa corporal, al equilibrar los niveles de colesterol.

14. Té verde. Es el más natural y con mayor contenido en flavonoides (como las catequinas); previene la diabetes, es antioxidante y bajo en cafeína.

15. Vino tinto. Consumido con moderación, es rico en sustancias antioxidantes como el resveratrol, que retrasa el envejecimiento celular y previene las enfermedades cardiovasculares. 

 

Compártelo

Te puede interesar también
Gordo, enfermo y casi muerto, la dieta de Joe Cross
La dieta cetogénica
Cuántas calorías tiene la zanahoria

Coméntalo en tu Facebook

← Cómo es la dieta de los abdominales Cómo es la dieta neurobiológica →