DietasInfo.com

← Cómo es la dieta helada Sirope o jarabe de arce, segunda parte →
Jorge Grippo

Sirope o jarabe de arce, primera parte

El jarabe o sirope de arce es un exquisito dulce que se produce a partir de la savia de ese árbol. 

El auténtico jarabe de arce viene de Canadá (su bandera tiene una hoja de arce en el centro; la provincia de Québec es el mayor productor mundial) y del norte de Estados Unidos. El arce de azúcar (Acer saccharum) y el arce negro (Acer nigrum) son los más adecuados para fabricar el jarabe, aunque puede también obtenerse de otras variedades. Las granjas donde se produce el jarabe de arce se llaman casa o choza de azúcar (cabanes à sucre en francés, sugarbushes en inglés); tienen una abertura en la parte superior, por donde se expulsa el aire húmedo producido por el hervor de la savia. En Estados Unidos, el jarabe de arce se divide en dos grados, A y B, según el momento de la temporada en el que se produce el jarabe; el grado A (más suave) es de la temporada temprana, mientras que el B (usado más para cocinar) es de la más tardía. En Canadá, por su parte, hay tres grados, del extraclaro al oscuro. El producto temprano es el de mejor calidad y más claro. El jarabe que se produce hacia el fin de temporada es más oscuro y de menor valor comercial. Almacenar el jarabe durante mucho tiempo puede provocar que la savia fermente; una cocción excesiva también puede reducir la calidad del producto. De todas formas, una parte de la producción se cocina un poco más para elaborar azúcar de arce, que se vende como bloques y caramelos. Por la gran calidad, la fama y el precio algo elevado de este producto, existen muchas imitaciones, especialmente en los Estados Unidos (en Canadá son menos toleradas).

Más información en: http://www.siropedesavia.net/

Ver también: Sirope o jarabe de arce, segunda parte

 

Compártelo

Te puede interesar también
Gordo, enfermo y casi muerto, la dieta de Joe Cross
La dieta cetogénica
Cuántas calorías tiene la zanahoria

Coméntalo en tu Facebook

← Cómo es la dieta helada Sirope o jarabe de arce, segunda parte →