DietasInfo.com

← Sirope o jarabe de arce, primera parte Cómo es la dieta de los “alimentos prohibidos” →
Jorge Grippo

Sirope o jarabe de arce, segunda parte

El sirope de arce posee muchísimas propiedades benéficas para el organismo, en gran parte por los elementos minerales que contiene.

Por ejemplo, el potasio mantiene íntegras las células y estabilizados los latidos del corazón. El calcio, por su parte, es el mineral más cuantioso en el cuerpo, pero el jarabe de arce ayuda a mantenerlo en un nivel correcto, para que los huesos no se resientan (osteoporosis, osteopenia). El magnesio es importante para la función de centenares de enzimas y las células de los tejidos blandos, en los que forma parte de la creación de proteínas y se necesita para la liberación de energía. El manganeso también coopera con muchas enzimas y facilita numerosos procesos metabólicos. El zinc es un gran antioxidante que contribuye a reforzar el sistema inmunológico. Estudios confiables han demostrado que el sirope contiene importantes compuestos antioxidantes y propiedades organolépticas. Ayuda a la salud reproductiva, sobre todo masculina. El sirope de arce está compuesto por sucrosa, fructosa y glucosa; contiene nutrientes esenciales, pero con muchas menos calorías que otros jarabes. Además, la savia de arce contiene vitaminas del grupo B —B1 (tiamina), PP (ácido nicotínico), B2 (riboflavina), B5 (ácido pantoténico), B6 (piridoxina), B9 (ácido fólico)—, más biotina (vitamina H) y vitamina A. El sirope de arce puro contiene también aminoácidos, los componentes de la proteína. Esta gran combinación de nutrientes hace que el jarabe de arce sea, más que un mero endulzante, un gran alimento integral. Incluso es usado como único insumo en ayunos prolongados (usualmente, diluido en 3 o 4 litros de agua diarios), ya que posee prácticamente todos los nutrientes necesarios. Y puede convertirse en un componente principal en dietas para adelgazar, equilibradas o monodietas. De todas formas, no deben consumir jarabe de arce aquellas personas que sean diabéticas. (No hay que confundir el sirope de arce con el sirope de savia, que es un suplemento alimenticio compuesto por dos savias: savia de arce C+ y savia de palma.)

Más información en: http://www.siropedesavia.net/

Ver también: Sirope o jarabe de arce, primera parte

 

Compártelo

Te puede interesar también
Gordo, enfermo y casi muerto, la dieta de Joe Cross
La dieta cetogénica
Cuántas calorías tiene la zanahoria

Coméntalo en tu Facebook

← Sirope o jarabe de arce, primera parte Cómo es la dieta de los “alimentos prohibidos” →