DietasInfo.com

← Cómo es la dieta genética, tercera parte Cómo es la dieta genética, segunda parte →
Jorge Grippo

Cómo es la dieta genética, primera parte

Se está extendiendo por casi todo el mundo la llamada “dieta genética”. En Estados Unidos, México, Chile, y otros países, ya hay muchas instituciones que se dedican a hacer las pruebas correspondientes y prescribir los regímenes apropiados según los resultados consiguientes. Pero ¿en qué consiste este tipo de dieta? Todo comienza con un simple hisopo. El usuario puede tomar la muestra en la comodidad de su hogar, fácil y rápidamente: sólo tiene que pasarse un hisopo por el interior de la boca. Luego, pueden seguirse diversos procedimientos para hacer llegar la muestra hisopada a la clínica en la que se ha contratado el servicio (personalmente, por correo en un sobre especial). Los resultados tardan aproximadamente 15 días. Luego, el usuario recibe un informe sobre su examen, personalizado y fácil de entender, que incluye lo principal, el objetivo de todo eso: un reporte en el que se le recomendarán el plan de su dieta y los ejercicios más eficaces, según el resultado de su prueba genética. ¿Cuál es el porcentaje correcto de carbohidratos, grasas y proteínas para la dieta que cada paciente debe seguir? ¿Debe hacer ejercicios muy intensos u obtendrá los mismos resultados con otros más moderados? Estas y otras respuestas se especifican en un detallado informe, avalado por la investigación científica más reciente. En efecto, se afirma que las pruebas de la dieta genética se llevan a cabo mediante la aplicación de los estándares más altos de la investigación científica. Uno de los laboratorios más famosos al respecto es Interleukin Genetics, en Estados Unidos, donde se envían las muestras obtenidas mediante el hisopado individual (se trata de una institución con más de 25 años de experiencia en investigación genética, que además colabora con universidades de todo el mundo, ha registrado decenas de patentes, y se dedica a otras enfermedades, además de la obesidad). Se ha demostrado que la nueva dieta genética ayuda a perder, en promedio, dos veces y medio más peso que con regímenes y ejercicios no adecuados al genotipo de cada uno. Y otros proponen un máximo de hasta 5 veces de mayor eficiencia.

Ver también: Cómo es la dieta genética, segunda parte Cómo es la dieta genética, tercera parte

Compártelo

Te puede interesar también
Gordo, enfermo y casi muerto, la dieta de Joe Cross
La dieta cetogénica
Cómo es la dieta genética, segunda parte

Coméntalo en tu Facebook

← Cómo es la dieta genética, tercera parte Cómo es la dieta genética, segunda parte →