DietasInfo.com

← La dieta ortomolecular, parte 2 Cómo es la dieta Heller →
Jorge Grippo

La dieta del sabor justo

La dieta del sabor justo (Flavor Point Diet, en inglés) fue creada por David Katz, investigador de la Universidad de Yale (Estados Unidos). Está descripta en el libro que lleva ese nombre, donde el autor ha detallado más de 40 menús, 100 recetas, una guía de compras y las estrategias generales del régimen.

Es un plan integral para bajar de peso, fundamentado en el principio de que la optimización del sabor de los alimentos permite alcanzar la saciedad en estadios razonables, para no caer en excesos. Se trata de una distribución “inteligente” de los sabores, que supuestamente produce que se consuman menos calorías y, por lo tanto, se baje de peso.

Katz afirma que mezclar distintos sabores (dulces, salados, ácidos, amargos) en una misma comida estimula más el apetito; y que, por ende, sucede lo contrario cuando hay más cantidades de un solo plato con un tipo de sabor único.

Sería un régimen con “sabores monotemáticos”, que asegura se pueden perder hasta 7 kilos en un mes y medio, siguiendo una alimentación completa, abundante, y baja en grasas.

Los principios básicos, entonces, son dos:

1. Utilizar los sabores para organizar un plan de alimentación

2. Seleccionar comidas sin alimentos procesados y que no contengan muchos sabores.

Cada menú diario se concentra en un solo sabor o “tema”: limón, espinacas, cebollas, manzanas, menta, calabaza, etc.

Por ejemplo, en el “día del limón”, el desayuno incluirá un muffin de limón; la merienda, yogur y limón; el almuerzo, una ensalada con limón; la merienda, un licuado de limón y naranja; y la cena, una tilapia con limón y cebolleta, alcaparras y espárragos con ralladura de limón.

Este plan debe seguirse en las primeras 4 semanas. En las dos siguientes, la dieta varía: el sabor único caracterizará no todo un día sino cada comida. Por ejemplo: desayuno de limón, almuerzo de calabaza, cena de almendras.

Después de las 6 semanas, se logra un mayor control del apetito y suficiente confianza para armar menús propios. Si no, siempre se pueden seguir aplicando las recetas establecidas.

 

 

Compártelo

Te puede interesar también
Gordo, enfermo y casi muerto, la dieta de Joe Cross
La dieta cetogénica
Cuántas calorías tiene la zanahoria

Coméntalo en tu Facebook

← La dieta ortomolecular, parte 2 Cómo es la dieta Heller →