DietasInfo.com

← La dieta del limón - Menú de 7 días, segunda parte La dieta de Jenny Craig →
Jorge Grippo

Stevia

Stevia es un género de plantas fanerógamas que pertenecen a la familia de las asteráceas, como el girasol. Son hierbas y arbustos oriundos de regiones subtropicales y tropicales de Sudamérica y Centroamérica. Una de sus más de 200 especies, la Stevia rebaudiana, conocida en guaraní como ka’a he’ (“hierba dulce”), es intensamente cultivada por sus hojas, que tienen un dulzor característico: tenue al principio, con una duración mayor que el del azúcar. Ese sabor dulce se debe a un glucósido llamado esteviosida, compuesto de glucosa y rebaudiosida. De hecho, algunos de los extractos de la stevia (o estevia) pueden llegar a ser 300 veces más dulces que el azúcar común. Por eso se ha puesto de moda, ante las crecientes demandas de edulcorantes con bajos bajos contenidos de carbohidratos y azúcares, pero que sean naturales. Algunas investigaciones científicas han demostrado los beneficios de la stevia en el tratamiento de la obesidad y la hipertensión arterial, dado que su consumo tiene un efecto irrelevante sobre los porcentajes de glucosa en sangre. (Al contrario, parece mejorar la tolerancia a la glucosa, y por eso se recomienda a pacientes diabéticos.) Otros estudios afirman su actividad antibiótica (contra bacterias como Esterichia coli, Stafilococos aureus, Corynebacterium difteriae, y el hongo Candida albicans, que produce la vaginitis). La stevia no tiene calorías. Sí proteínas, vitaminas y minerales, y pocos carbohidratos. No se le han atribuido efectos secundarios que perjudiquen la salud. Como aplicación externa, hasta se usa para tratar pieles con manchas y granos La stevia es muy útil para los que necesitan perder peso, porque ayuda a disminuir el consumo de calorías, y también porque reduce el “antojo” de comer dulces. Generalmente se vende en polvo (sobrecitos o frascos). Se puede disolver el polvo en agua, y luego usarla en gotas o cucharadas. Se utiliza en todo tipo de alimentos: infusiones, galletas, cereal, horneados, refrescos, golosinas, y en la preparación de cualquier comida. En síntesis, este gran edulcorante natural es: antiácido, antibacteriano, antidiabético, cardiotónico, digestivo, diurético, muy endulzante, hipoglucemiante, hipotensor, mejorador del metabolismo, vasodilatador, nutriente, energético.

Compártelo

Te puede interesar también
Gordo, enfermo y casi muerto, la dieta de Joe Cross
La dieta cetogénica
Cuántas calorías tiene la zanahoria

Coméntalo en tu Facebook

← La dieta del limón - Menú de 7 días, segunda parte La dieta de Jenny Craig →