DietasInfo.com

← Fructosa Cómo es la dieta del helado →
Jorge Grippo

Cómo es la dieta de la avena

La avena es uno de los cereales que más nutrientes ofrecen. Es ideal para combinar alimentación saludable, energética y adelgazante. 100 gramos de avena aportan: hidratos de carbono, principalmente en forma de fibra (62,5 gramos); proteínas (12,7 gramos); grasas: 9,5 gramos; fósforo; hierro; vitaminas del complejo B; vitamina E.

Si se quiere bajar de peso pero sin perder energía, con la dieta de la avena se puede hacer, incorporando todos sus nutrientes y propiedades para adelgazar en forma natural, sin menoscabar la potencia necesaria para las actividades diarias.

Su bajo nivel calórico es notable: 30 gramos aportan solamente 71 calorías.

Gracias a sus macro y sus micronutrientes, he aquí algunos de sus beneficios para perder peso:

Es saciante: por su contenido en fibra, da mayor sensación de saciedad en las comidas, disminuyendo el apetito exagerado.

Es depurativa: por la misma razón (las fibras), actúa como laxante natural; ayuda a depurar el organismo con frecuencia, eliminando las toxinas del organismo.

Baja el colesterol malo (LDL) y los triglicéridos: sus nutrientes los captan y los eliminan del organismo.

Esta dieta se realiza durante 5 días. Si se desea ponerla en práctica más tiempo, se hace los 5 días y luego se descansan 2 (por ejemplo, el fin de semana, pero sin excesos), para nuevamente practicarla. En esos 5 días, se pueden perder entre 4 y 5 kilos.

Hay que realizar actividad física en forma rutinaria y descansar correctamente (no menos de 7 horas).

La base de la dieta es el salvado de avena (copos de avena fresca), que se vende en tiendas naturistas o supermercados.

Alimentos permitidos: copos de avena, frutas y vegetales, queso fresco y nueces, café, leche (desnatada), té (mejor si es de hierbas), caldo de verduras (desgrasado), agua mineral.

Verduras recomendadas: espinaca, brócoli, cebolla, espárrago, lechuga, tomate, zanahoria, puerro, calabacín, champiñones, guisantes verdes.

Frutas recomendadas: manzana, pera, naranja, fresa, frambuesa, plátano.

Se puede admitir 1 huevo pasado por agua en el desayuno, o 1 omelette en el almuerzo; pescado con ensalada verde para la cena. El queso fresco puede reemplazarse por yogur, ricotta o cottage desnatados.

Prohibido: quesos cremosos, azúcares, pasteles, tartas, pastas, pan, postres calóricos, mantequilla, exceso de alcohol (una copa de vino diaria es tolerable).

La avena se puede preparar así: mezclar 3 cucharadas de avena con 1 taza de agua o de leche desnatada. Se toma fría o caliente, a elección. (Si se prefiere caliente, colocarla 3 minutos en el microondas y agregarle edulcorante.)

Compártelo

Te puede interesar también
Gordo, enfermo y casi muerto, la dieta de Joe Cross
La dieta cetogénica
Cómo es la dieta genética, segunda parte

Coméntalo en tu Facebook

← Fructosa Cómo es la dieta del helado →