DietasInfo.com

← Ansiedad y dieta La oxidación →
Jorge Grippo

Dieta de cereales

Los cereales son, junto con las legumbres, la principal fuente de carbohidratos. Y, también como las legumbres, el pan, la pasta, el arroz han sido considerados tradicionalmente los peores enemigos de las personas que quieren perder peso o mantenerse delgadas. Sin embargo, en la actualidad ya se ha demostrado que esta creencia está equivocada. Los cereales contienen muchos carbohidratos, sí, pero en forma de almidón. Son una fuente de energía muy saludable y necesaria para el organismo; este los transforma en glucosa, que se va liberando de a poco en la sangre y estabiliza el nivel de azúcar.

Ingerir cereales es una excelente manera de no sentir apetito durante más tiempo, lo cual combate la necesidad de comer alimentos con azúcares menos sanos (y más engordantes).

Los cereales integrales proporcionan al cuerpo fibras, minerales y vitaminas. Su importancia alimenticia es tan grande que algunos afirman deberían constituir una tercera parte de lo que consume una persona. También previenen enfermedades como el estreñimiento, el cáncer de colon o de mama, la osteoporosis, la anemia.

Los mejores cereales para consumir son aquellos no refinados, es decir, integrales, que conservan la mayor cantidad de nutrientes. No conviene agregarles grasas. De hecho, los panes y las pastas no contienen grasas dentro, sino en lo que se les añade.

Para las dietas, hay que concentrarse en lo siguiente:

  • El pan de trigo integral proporciona unas 215 calorías por cada 100 gramos, mucho menos que la carne (300 calorías aproximadamente). Su contenido de grasa es muy bajo (unos 3 gramos por cada 100). Contiene proteínas y mucha fibra. El de centeno posee propiedades similares.

  • El pan árabe se produce a partir de pan blanco. Carece de fibra y tiene más calorías que los anteriores (265 por cada 100 gramos); no es de los más recomendables. Lo mismo sucede con el hindú, que tiene mucha mantequilla (336 calorías por cada 100 gramos) y muy poca fibra.

  • La famosa focaccia tiene aceite de oliva y bastante sal; es un pan muy calórico (279 calorías por cada 100 gramos), carece de fibras y minerales.

  • Las pastas elaboradas a partir de harina de trigo integral proporcionan mucha energía durante mucho tiempo. Contiene muy poca grasa y mucha fibra, y ofrece vitamina B1 (tiamina). Hay que prepararla sin mantequilla, nata o mucho queso.

  • Las mejores pizzas para hacer régimen son las que contienen vegetales (tomate, cebolla, ajo, champiñones) y unas gotas de aceite de oliva. Agregarles hierbas aromáticas o especias, pero poca sal y, si es posible, nada de queso.

  • Hay fideos integrales que sirven para preparar gran cantidad de platos: sopas, ensaladas frías, etc. Combinarlos con vegetales, no con carnes.

  • La avena posee mucha fibra, tanto insoluble como soluble. Al ser muy rica en hidratos de carbono, sacia el apetito, por lo cual es ideal en regímenes de adelgazamiento (por ejemplo, en el desayuno).

  • El maíz posee muy poca grasa y combate muchas enfermedades. En forma de copos, combina bien con la leche desnatada, en un desayuno ideal para no tener apetito durante mucho tiempo. El maíz tierno (choclo) puede agregarse a ensaladas.

Compártelo

Te puede interesar también
Gordo, enfermo y casi muerto, la dieta de Joe Cross
La dieta cetogénica
Cómo es la dieta genética, segunda parte

Coméntalo en tu Facebook

← Ansiedad y dieta La oxidación →