DietasInfo.com

← El sueño y la dieta La dieta del doctor Phil - 3 →
Jorge Grippo

Voluntad

El Diccionario de la Real Academia Española define la voluntad como: “Elección de algo sin precepto o impulso externo que a ello obligue. / Intención, ánimo o resolución de hacer algo. / Amor, cariño, afición, benevolencia o afecto. / Gana o deseo de hacer algo. / Disposición, precepto o mandato de alguien. / Elección hecha por el propio dictamen o gusto, sin atención a otro respeto o reparo. / Consentimiento, asentimiento, aquiescencia”.

Como se ve, se trata siempre de intención, de ganas, de querer hacer algo con fuerza, la “fuerza de la voluntad”.

Precisamente, la falta de voluntad es enemiga de toda mejora y, por eso, de todo bienestar.

Cuando se hace una dieta, la voluntad es nuestro mejor aliado. Es cierto que los resultados sostienen el impulso inicial, pero sin este nada se puede hacer ni sostener.

Siempre es más fuerte la inercia de “estar mal” que las ganas de hacer un esfuerzo para “estar bien”. El ser humano tiende a seguir “la ley del menor esfuerzo”, aunque tenga la solución a sus problemas más a mano de lo que quiere creer.

Entre hacer dieta o quedarse apoltronado en un sofá, elige esto último; cree consolarse pensando que obesos habrá siempre, que él no puede cambiar, que todas las dietas son inútiles…

La falta de voluntad no es una enfermedad, sino una costumbre (salvo que desemboque en la depresión, una patología que tiene mucho que ver con daños a la voluntad). Puede cambiarse.

¿Qué hacer para revertir la falta de voluntad? Un rotundo cambio de conducta.

Algunas sugerencias que pueden sonar obvias, pero escritas tienen otro “peso”:

  • Enfocar nuestros pensamientos en los beneficios que obtendremos.

  • Perseverar.

  • Buscar maneras de mejorar la autoestima, en base a logros ya obtenidos.

  • Perseverar.

  • Disfrutar de antemano imaginando la solución.

  • Perseverar.

  • Imaginarse más delgado y más sano.

  • Perseverar.

  • Visualizar el momento en que, con el peso ideal, podremos volver a comer las cosas que nos gustan, en la medida justa y sin excesos.

  • Perseverar.

 

Compártelo

Te puede interesar también
Gordo, enfermo y casi muerto, la dieta de Joe Cross
La dieta cetogénica
Cómo es la dieta genética, segunda parte

Coméntalo en tu Facebook

← El sueño y la dieta La dieta del doctor Phil - 3 →